Back to blog

Errores a evitar en LA GESTIÓN DE SONIDO de tu evento

En la organización y producción de un evento debemos tener en cuenta una gran variedad de aspectos, materiales, personal técnico y profesional… Esto a veces puede ser estresante y provocar que descuidemos u olvidemos cosas durante el proceso. 

<< ¿Quieres conocer los 83 conceptos clave para organizar cualquier evento?  Descarga la Guía de Términos AV>>

 

La gestión de sonido es uno de los factores clave para el éxito de tu evento, que ayudará a aportar ese factor WOW. Aun así, para muchos/as organizadores/as de eventos puede parecer abrumador si no eres un experto en la temática, pero no te preocupes, estamos aquí para ayudarte. En este artículo te traemos los principales errores a evitar en la gestión del sonido para tu evento. ¡Empezamos!

 

Errores en la gestión del sonido de tu evento

Podríamos escribir mucho sobre los errores más comunes en la gestión del sonido que inciden directamente en la calidad del audio final de un evento, pero todos ellos provienen de las mismas causas. Por lo tanto, podemos resumir estos errores en 2 campos muy básicos:

 

  • No respetar los criterios técnicos.
  • No invertir lo suficiente.

 

No descuidar la importancia del audio

El sonido es uno de los elementos más importantes de casi todo evento. De hecho, no hay evento sin audio, aunque algunas veces se descuida a favor de una iluminación más espectacular o de una pantalla de vídeo aún más grande. Y esto está bien, siempre y cuando el sonido esté a la altura. Si potenciamos mucho algunos elementos y otros los dejamos descuidados, puede acabar perjudicándonos y dar un aspecto poco profesional de cara a los asistentes. 

 

Respetar los criterios técnicos

Los buenos profesionales del sonido suelen tener el mismo objetivo que la inmensa mayoría de clientes: que el evento suene acorde a lo demandado. Pero batir exitosamente este reto no suele ser una tarea fácil. A veces, decisiones puramente estéticas pueden impedir conseguir una buena gestión del sonido con las mismas herramientas que se utilizarían en otras condiciones, por lo que nos será necesario utilizar otras que, quizá, tienen un coste superior. En este ejemplo es cuando se incurre en los dos errores anteriores: no se presta atención a los criterios técnicos (error número 1) que de golpe han aparecido cuando se ha tomado un pequeño cambio (por ejemplo, cambiar los headset por lavaliers omnidireccionales), lo que provoca que al no querer invertir más (error número 2), el sonido resultante no sea el esperado.

 

Si quieres conocer las claves en la gestión del sonido en eventos, te recomendamos el siguiente vídeo:

 

Invertir lo suficiente

Toda acción tiene su reacción. Más en el caso del sonido. Invertir lo necesario significa conseguir un resultado necesario. Los técnicos y los productores son técnicos o productores, nunca magos.

 

No lo que valió en un venue significa que valga para cualquier venue. La altura de los techos (si colgamos cajas acústicas), el sonido ambiente o reverberante, la capacidad oratoria de los ponentes o, a veces, incluso equipos de sonido que sobre el papel son idénticos pero que por ser modelos y/o fabricantes distintos ofrecen resultados tremendamente dispares; suelen ser motivos más que suficientes para defender lo primero.

 

Es normal querer aprovechar materiales de eventos anteriores o intentar imitar la misma gestión de sonido en otro venue porque anteriormente nos ha funcionado correctamente. Aun así, siempre es mejor invertir un poco más y asegurar el resultado final deseado en vez de ahorrarnos este gasto y terminar produciendo un evento poco profesional.

 

New call-to-action

 

Mejorar la calidad del sistema de sonido

Como en muchos otros ámbitos, cualquier “subida de calidad” supone un incremento exponencial des del punto de vista económico: no por querer sonar el doble de fuerte tendremos que sólo pagar el doble (en realidad, siguiendo este ejemplo, para sonar el doble de fuerte deberíamos incrementar el nivel de presión sonora en ¡10 dB!, cuando son solo 3 dB lo que conseguimos doblando el equipo de sonido).

 

Esta anterior premisa nos indica que cualquier mejora tendrá su repercusión económica sensible en el presupuesto. Pero también indica que para mejorar la calidad de un equipo es imprescindible una inversión económica mayor. No existen soluciones mágicas, apenas imaginativas. 

 

Comunicación con el/la técnico/a profesional de audio

En este eje las decisiones de la producción técnica del equipo de audio suelen tener en cuenta el valor de “relación precio/calidad”, es decir, qué se puede conseguir con el presupuesto demandado. Batir este reto supone, en la mayoría de las veces, renunciar a pequeñas cosas que de otra manera o bien inciden en la calidad de audio (¡mal!) o bien en algún aspecto estético o técnico menor (¡soportable!). 

 

No es una confianza a ciegas con el departamento de audio de la empresa contratada lo que aquí se impone, sino una confianza mutua. La misma crítica negativa que puede conseguir el cliente frente a un mal resultado acústico es igual de negativa para la empresa proveedora, lo que hace que esta sea una relación win-win.

 

Esperamos que este artículo te ayude a la hora de gestionar el sonido en tu próximo evento. Si te ha sido de utilidad, te invitamos a que te suscribas a nuestro canal y que visites nuestro blog para no perderte contenidos esenciales sobre producción técnica y organización de eventos virtuales, híbridos y presenciales.

 

<< ¿Te gustaría diseñar un evento impactante? Contacta con nosotros. >>

También puede interesarte: